home

EDGMEX.COM


arquitectura_futuro5.jpg
EL EDIFICIO EN LAS CASCADAS DE MARUECOS DEL ARQUITECTO EDDGAR GUERRA











arquitectura-futurista1.jpg
EL EDIFICIO CON BASE TRAIANGULAR

callebautantismog1cn7.jpg



antismogtodoko4.jpg
UNA BUENA PROPUESTA DE ARQUITECTURA FUTURISTA
gehrygug1.jpg


terrazaqv4.jpg
La arquitectura futurista



El Futurismo fue un movimiento artístico originado en Italia en 1909, su concepto básico estaba basado en la velocidad, que creían era la característica más sobresaliente de la vida moderna. En 1914 se firma el Manifiesto de Arquitectura Futurista, donde proponen romper con toda la arquitectura anterior y emplear todas las ventajas que la tecnología y la ciencia les ofrecen, para construir la Ciudad Nueva.

Este movimiento artístico comenzó a principios del siglo XX, rechazando la estética tradicional, e intentando resaltar la vida contemporánea, basado en sus dos temas principales, la máquina y el movimiento. Buscaban despertar a Italia de la apatía en cual había caído desde el siglo XVIII, atacando a los museos y academias, al arte italiano de otros tiempos.
El futurismo exigía la constitución de un nuevo concepto artístico basado en la velocidad, que entendían como característica fundamental de la vida moderna.
Los integrantes del Movimiento Futurista presentaban en arquitectura un proyecto utópico, apoyado en la Ciudad Nueva, donde la medida ya no sería dada por el edificio, sino por la estructura urbana, apostando por las nuevas tipologías arquitectónicas, como estaciones de tren y aeropuertos, centrales eléctricas, casas escalonadas con ascensores. Pensaban un nuevo mundo vertical y mecánico, que se conectaría mediante redes de ascensores de hierro y cristal.
El problema de la arquitectura futurista no se centra en cambiar los detalles constructivos, de diferenciar el edificio antiguo del moderno, sino de crear una casa futurista adoptando todos los recursos que la ciencia y la técnica ofrecen. Crear nuevas formas, y líneas, una armonía en los contornos y volúmenes. Se trata de crear una arquitectura cuya única justificación esté en las condiciones de la vida moderna. Esta arquitectura debe ser nueva como lo es el estado anímico de la gente.

Proclama del Manifiesto de Arquitectura Futurista:

El manifiesto se firmó en Milán el 11 de julio de 1914.

Yo combato y desprecio:

1.- Toda la pseudo-arquitectura de vanguardia, austriaca, húngara, alemana y norteamericana;
2.- Toda la arquitectura clásica, solemne, hierática, escenográfica, decorativa, monumental, agraciada y agradable;
3.- El embalsamamiento, la reconstrucción, la reproducción de los monumentos y los palacios antiguos;
4.- Las líneas perpendiculares y horizontales, las formas cúbicas y piramidales, que son estáticas, pesadas, oprimentes y absolutamente ajenas a nuestra novísima sensibilidad;
5.- El uso de materiales macizos, voluminosos, duraderos, anticuados y costosos.
Yo proclamo:

1.- Que la arquitectura futurista es la arquitectura del cálculo, de la audacia temeraria y de la sencillez; la arquitectura del hormigón armado, del hierro, del cristal, del cartón, de la fibra textil y de todos los sustitutos de la madera, de la piedra y del ladrillo, que permiten obtener la máxima elasticidad y ligereza;
2.- Que la arquitectura futurista, sin embargo, no es una árida combinación de practicidad y utilidad, sino que sigue siendo arte, es decir, síntesis y expresión;
3.- Que las líneas oblicuas y las líneas elípticas son dinámicas, que por su propia naturaleza poseen un poder expresivo mil veces superior al de las líneas horizontales y perpendiculares, y que sin ellas no puede existir una arquitectura dinámicamente integradora;
4.- Que la decoración, como algo superpuesto a la arquitectura, es un absurdo, y que sólo del uso y de la disposición original del material bruto o visto o violentamente coloreado depende el va valor decorativo de la arquitectura futurista;
5.- Que, al igual que los hombres antiguos se inspiraron, para su arte, en los elementos de la naturaleza, nosotros - material y espiritualmente artificiales - debemos encontrar esa inspiración en los elementos del novísimo mundo mecánico que hemos creado y del que la arquitectura debe ser la expresión más hermosa, la síntesis más completa, la integración artística más eficaz;
6.- Que la arquitectura como arte de distribuir las formas de los edificios según criterios preestablecidos está acabada;
7.- Que por arquitectura debe entenderse el esfuerzo por armonizar con libertad y gran audacia el entorno y el hombre, es decir, por convertir el mundo de las cosas en una proyección directa del mundo del espíritu;
8.- De una arquitectura así concebida no puede nacer ningún hábito plástico y lineal, porque los caracteres fundamentales de la arquitectura futurista serán la caducidad y la transitoriedad. Las casas durarán menos que nosotros.